LA HOSPITALIDAD TURÍSTICA DE SERGIPE, EN EL NORDESTE BRASILEÑO

Por Luis Giannini

luiggigiannini@hotmail.com

De pequeña extensión pero muy grande en su diversidad cultural y bellezas naturales, Sergipe surge como una interesante opción turística en el Nordeste de Brasil. Las cortas distancias entre sus atracciones facilitan el andar de quienes arriban a este acogedor estado, ya que los visitantes pueden hospedarse en Aracaju, -una ciudad que aúna modernidad y tranquilidad campesina-, para desde allí emprender numerosos y agradables itinerarios.

“Vamos a la playa.”

Amplias vías públicas, gentes hospitalarias, bellas artesanías junto a deliciosa gastronomía, cubierta por la amorosa y romántica melodía de un forró, pueden disfrutarse en la capital de Sergipe. Un acordeón, un triángulo, una zabumba, esta combinación fue definida por Luiz Gonzaga, considerado el creador del estilo original,  como la base en los inicios del forró, aunque se incorporan en ocasiones el violín, flauta, pandeiro, bajo, cavaquinho y guitarra acústica. El forró se ha convertido en una mezcla de distintos bailes como salsa, samba y el tango, entre otros. ​De nacimiento nordestino, con el paso del tiempo y su expansión por todo Brasil, las letras de las canciones han ido cambiando y evolucionando. Hoy, influencias urbanas mediante, las letras tratan más sobre el amor y los romances entre las personas.

El nordestino sosiego de Sergipe.

“El río de los cangrejos”

El Nordeste brasileño es rico en rutas de sol y mar ya que alberga regiones que ofrecen variadas peculiaridades y rutas. Pertenecen a aquellas que atesora la memoria y se convierten en inolvidables. Cañones, playas y manglares son sólo algunos componentes del itinerario del estado más pequeño de Brasil, con su diversidad de atractivos de diversión y pasatiempo, rica cultura y gastronomía. La atención es óptima comenzando con la llegada del visitante al aeropuerto, estación de autobuses, hoteles, restaurantes y todos los prestadores de servicios. El Ministerio de Turismo sergipano atiende los deseos del sector y de los viajeros, quienes estarán más atentos a los protocolos de bioseguridad del nuevo perfil turístico que ha surgido. A solo 5 km del aeropuerto, hay infinidad de opciones de actividad y alimentación en la extendida costanera, donde se concentra la mayor oferta  de negocios, emprendimientos y establecimientos relacionados al turismo. Resulta verdaderamente emotivo el recorrido por la Passarela do Caranguejo, donde varios bares y restaurantes sirven el crustáceo más apreciado de Sergipe: el cangrejo. Además de diversas delicias de la cocina nororiental, por supuesto.

La fotografía del mundo marino.

En la Orla de Atalaia, por caso, se pueden realizar tranquilas caminatas por el hermoso paseo marítimo, adquirir recuerdos y suvenires en la Feria Artesanal, degustar una sabrosa tapioca y beber agua de coco en los distintos puestos para luego dirigirse al Oceanario Tamar Project a fascinarse con las increíbles tortugas olivo y tiburones de papel de lija. Contiene 20 acuarios que muestran la flora y fauna marítimo-fluvial del estado y un tanque táctil donde permiten, con la supervisión de un biólogo de Tamar, acercarse a las tortugas. Debe resaltarse que cada mes, el equipo del Proyecto Tamar-Aracaju lanza al mar cientos de tortugas olivo, con la presencia y participación del público. Un placentero momento, digno de ser compartido. Las cálidas playas que ofrece la costa de Sergipe, con aguas limpias y una temperatura promedio de 25°C, tientan además con pintorescas embarcaciones en un city tour imperdible para conocer más a fondo la historia de la ciudad, visitando el Centro Histórico de Aracaju, el Mercado Municipal, el Museu da Gente Sergipana (primer museo interactivo del Nordeste) y  el “Largo da Gente Sergipana”, uno de los mayores homenajes a la cultura popular del estado, en las orillas del río Sergipe, con esculturas de 7 metros de altura que representan los bailes, tradiciones, juergas y manifestaciones de la cultura popular local y que embellecen el enclave turístico. Para los noctámbulos en búsqueda de diversión, a los que les gusta disfrutar de la noche, Aracaju también tiene un plato completo. Varios centros gastronómicos, restaurantes y bares con música en vivo animan las jornadas. El restorán y casa de Forró Cariri, por destacar alguno, con sus espaciosos ambientes, buena música y deliciosos tragos, resulta formidable para la concurrencia.

City tours marítimos en aguas cristalinas.

La cuarta ciudad más antigua del Brasil

Iglesias, museos, mansiones y casas adosadas, con influencia barroca y colonial, cuentan la historia de la primera capital de Sergipe. Después de conocer los principales lugares de interés de la capital, visitar São Cristóvão, a tan solo 20 kilómetros de Aracaju, tiene un encanto especial al apreciar el conjunto arquitectónico de los siglos XVII y XVIII en sus calles adoquinadas. São Cristóvão fue la primera capital estadual, dividida en dos niveles -ciudad alta y ciudad baja- como el traje portugués de moda en ese entonces. Es la cuarta ciudad brasileña más antigua, poseedora de una rica colección histórica donde no puede faltar una visita a la Iglesia Matriz de Nossa Senhora da Vitória y la Praça São Francisco, donde se erigió el Museo de Arte Sacro alrededor de 1974, en una iglesia de sacerdotes franciscanos. Los lugareños recomiendan una gustosa receta que llegara a través  de las hermanas benedictinas de Suiza al Convento do Carmo: las deliciosas “Bricelets”. Son unas finas galletas de masa muy ligera y sabor a naranja, que se derriten en la boca y que llevan leche, harina de trigo, huevos, azúcar, jugo de naranja y ralladura de limón. Y también las “Queijadinhas”. Resultan buen “punto de apoyo” para quienes les gusta el coco. ¡Asegurarse de probar estas tradicionales delicadezas! Una típica casa de dulces en São Cristóvão es dirigida por la amigable Doña Marieta, quien recibe en su cocina y muestra mucho de su arte y su obra. Deliciosos dulces y charla sabrosa en una parada obligada en la plaza Getúlio Vargas.

El relax de las hamacas.

¡A la costa del Sur!

Bancos de arena con aguas tibias y cristalinas al salir hacia la costa sur de Aracaju, parada obligada en Orla Por Do Sol, ubicada en el pueblo Mosqueiro, donde un fondeadero contiene lanchas y catamaranes que llevan hasta Croa do Goré, a sumergirse con tranquilidad en el río Vaza Barris y saludar al famoso residente y propietario de la croa, el diminuto cangrejo de patas rojas. Más tarde, aguarda la Ilha dos Namorados, con las típicas y tradicionales hamacas dentro del río, boyas, carpas con mesas, un pequeño bar junto al río donde se sirven deliciosos bocadillos, caldos, bebidas, cocteles, caipirinhas, agua de coco. El lugar está dotado de una infraestructura de primer nivel mantenida, alejado de ruidos y aglomeraciones. El tenue, casi silencioso sonido de la música que proviene del catamarán y del río que se entrelaza con el mar. En la Costa Sur de Sergipe se halla también la Lagoa Dourada dos Tambaquis, a 55 km de la capital, un vistoso y acogedor espacio con chalets y mesas dentro de la laguna dorada, lleno de grandes peces tambaquis. Se permite adquirir una bolsa pequeña de pellets y darles de comer. Divertido verlos nadar alrededor y entre las piernas.

El símbolo de la región sergipana.

En la carretera Ayrton Senna se aprecian decenas de puestos de venta de frutas de temporada y la famosa “mangaba”, típica de Sergipe. No muy lejos, Praia do Saco, ubicada en el municipio de Estância, cercana a la frontera con el estado de Bahía, ganó reconocimiento mundial tras la publicación de la revista francesa “Grands Voyageurs”, que la eligió como una de las 100 playas más hermosas del mundo. Aguas claras, tranquilas y arenas blancas, los buggys zigzaguean entre las dunas conducidos por sonrientes pilotos estivales.

Desde la costa hasta el interior, Sergipe invita a vivir nuevas experiencias y agradables sorpresas. “Una ciudad sólo será atractiva para el turista si también es estupenda para sus habitantes”, reza oportuna una consigna de Aracaju. Y no se equivoca.

Un comentario en “LA HOSPITALIDAD TURÍSTICA DE SERGIPE, EN EL NORDESTE BRASILEÑO

  1. Edson Bomfim dijo:

    Aracaju é tudo de bom, que cidade maravilhosa! De fato, “uma cidade moderna e rural”. Ela se desenvolve, sem perder aquele ar gostoso do interior, o aspecto bucólico, com um povo hospitaleiro, acolhedor. Parabéns pela matéria, Luis.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s