Bien cerca del cielo   

Iruya 2La primera impresión que se obtiene al llegar al poblado de Iruya, en el extremo noreste de la provincia de Salta, es de absoluta tranquilidad y quietud, en contraposición a la turbulencia notoria de las grandes urbes. Se evidencia el sosiego y la buena correspondencia de unas personas con otras, especialmente en las familias como contraste de las disensiones de la acelerada vida ciudadana. Parece más fácil cultivar aquí la amistad entre los pobladores de rasgos mestizos, indicadores del cruce de los habitantes de las mesetas andinas, de los pueblos diaguitas, omaguacas, atacamas, quechuas o aimaras, asentados en la Puna o provenientes de ella, rodeados de esa singular concordia que aúna el genio con el ánimo más pacificado, sosegado y apacible. Al penetrar al caserío iruyense saltan a los ojos los vivos colores, que parecieran irse de viaje hacia el cielo escalando primero por las montañas. Rodeada por los ríos Milmahuasi y Colanzulí -también conocido como Iruya-, la pequeña población da esa sensación. Pero es sólo eso, una sensación. La pura verdad es que en realidad Iruya está colgada del cielo, sostenida por nubes imperceptibles.

IruyaSUBIENDO LA CUESTA

El adrenalínico viaje desde la capital salteña hasta Iruya se realiza pasando primero por la provincia de Jujuy, luego de aproximadamente 120 kilómetros de la Ruta Nacional Nº 9 hasta Humahuaca. Veintiséis kilómetros después se encuentra el cruce con la ruta 13. Allí se puede leer el cartel “Iruya 54 km”. Siguiendo el camino indicado, se llega a la estación Iturbe, a 8 km del cruce y por un trayecto de ripio, se arriba al paraje denominado Abra del Cóndor, a 4.000 msnm, límite de la provincia de Salta y Jujuy. En Abra del Cóndor comienza el descenso que a lo largo de 19 km de cornisa quita el aliento y sumerge en la intensa variedad de rasgos y colores peculiares de la región. Verdes agrestes mutan a morados o violetas, amarillos que se modifican hacia azules metálicos.

A la vera del lecho del Colanzulí, el camino serpentea y la montaña ofrece caprichosas, curiosas formas que, instantes después, se van desdibujando. Alcanzada Iruya, más adelante la huella carretera desaparece y sólo a lomo de mula es posible continuar hacia el interior del departamento, donde el paisaje montañoso aparece en toda su magnitud y agresividad. Siguiendo el lecho de los ríos que surcan el interior, se aprecian quebradas de diferentes formas e intenso colorido. En algunos tramos, rocas sedimentarias, tablas planas, lisas y poco gruesas, las piedras lajas, han formando paredes de contención.

Iruya 1 CorrectaIruya fue fundada en 1753,  aunque su origen se remonta a un siglo antes. Sus primeros habitantes practicaban la agricultura y la ganadería. Cultivaban maíz, papas, ocas y otros productos agrícolas. También criaban ovejas, cabras y llamas. La actualidad ha visto disminuir la cría de ovejas y cabras, y extinguirse la de llamas. En Sudamérica existen cuatro especies de camélidos: la vicuña y el guanaco son silvestres mientras que la alpaca y la llama son domesticados. Desde aproximadamente 4.500 años A.C. se produjo el proceso de domesticación de animales y plantas. La llama pasó a ocupar un lugar importantísimo entonces para las sociedades que habitaban la región. Las caravanas de llamas eran muy habituales en esos tiempos. Hoy, claro, ya no se ven.

LA FORTALEZA ROJA 

Con sus callejuelas estrechas, las viviendas de edificación colonial se destacan junto a los iruyenses, arropados con sus vestimentas típicas y sus costumbres tradicionales, las que han mantenido a lo largo de 250 años. El poblado conserva la angostura de sus calles y el empedrado, con casas de adobe, piedra y paja. En las proximidades se encuentran las ruinas del pucará de Titiconte.

Aquí pronuncian esta palabra sin acento, pucara. Derivaría, posiblemente, del adjetivo kech-hua puc-ca que significa rojo, tomando en cuenta que algunos lugares de esta zona se distinguen por tonalidades de ese color y es la denominación de una fortaleza con gruesas pircas, que construían los indígenas en alturas estratégicas en las regiones quechuas y diaguitas. Del sitio arqueológico surgen construcciones semisubterráneas, por acción de las inclemencias climáticas, y consisten en edificios con terrazas cuadradas y circulares.

Iruya Correcta

Como en todo el NOA, cada 1º de agosto, y durante tres días, en Iruya se celebra la Fiesta de la Pachamama, un homenaje a la Madre Tierra, un ritual que cautiva a los cientos de turistas que arriban especialmente cada año. Y el primer fin de semana de octubre se conmemora a la Virgen del Rosario, celebración en la que los instrumentos típicos como las quenas, las cajas y los sikus acompañan los cánticos de la gente, que participa también luciendo sus vestimentas distintivas y brindando aún más calor al carácter popular del festejo.

BANER Datos utiles

AÉREOS: La tarifa promocional del pasaje (ida y vuelta)
por Aerolíneas Argentinas hasta Salta cuesta
$ 1.673,52, con impuestos incluidos
En ómnibus, de Retiro a Salta con Automotores Andesmar,
cama ejecutivo i/v $ 1.720. De Salta, Flechabús ofrece servicios hasta Humahuaca a $ 100 y desde allí Transportes Iruya (3 horas) i/v $ 76, con salidas a las 8.20, 10.30 y 16. // Terminal de Salta: (387) 4315022
Terminal de Humahuaca: (03887) 421174/421442.
INFORMACIÓN DE INTERÉS
www.turismoensalta.com
www.portaldesalta.gov.ar
http://www.turismo.salta.gov.ar


Producción: Época de Viajes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s